etiquetas

    No hay etiquetas especificadas todavía
Telas Monti - Algodones
10 errores de costura

10 errores de costura

      ¡Bienvenidos y bienvenidas otro lunes más a este blog! En esta ocasión os traemos una recopilación de errores de costura muy comunes, tanto para principiantes como para los que ya tienen cierta experiencia en el mundo de la costura.

      Como cualquier otro hobbie, la costura lleva su tiempo de práctica y aprendizaje. Hay que ser pacientes, aunque las cosas no queden perfectas a la primera, es lo más normal del mundo.  Hay que aprender sin pausa pero sin prisa. Así que agarra un café, un té o lo que prefieras y vamos a comenzar con este blog.

     

PAtrones

     

      1. Nivel de dificultad de los proyectos

      Cuando comenzamos a coser es normal tener ganas de hacer un sinfín de proyectos, a cada cual más ambicioso. Sin embargo, hay que escoger con cabeza, ya que si comenzamos por algo demasiado complicado puede ocurrir que no nos salga y nos frustremos. Por ello lo ideal es practicar con labores sencillas como totebags, neceseres, bolsas o prendas muy sencillas.

      A medida que vayas avanzando y estos proyectos ya no te resulten complicados en absoluto, iremos aumentando la dificultad progresivamente.

      2. Tipos de aguja y mantenimiento

      Otro error muy común es no escoger bien el tipo de aguja para la tela que vamos a emplear. Nuestra máquina suele traer por defecto agujas universales de 80 ó 90. Estas agujas son válidas para proyectos con telas sencillas de coser, como algodones o lonetas. Sin embargo, debemos recordar que no todas las telas tienen el mismo grosor o dificultad, por lo que deberemos cambiar nuestra aguja cuando queramos coser telas como muselinas, linos, así como también coralinas o minkys.

      Además deberemos tener presente que las agujas sufren desgaste con cada proyecto, y poco a poco van perdiendo el filo. Cuando tu aguja comience a enganchar la tela o no cosa con tanta facilidad, indica que es hora de reponerla. Pero si quieres adelantarte a que esto suceda, la frecuencia con la que debemos cambiar la aguja es cada 10 proyectos grandes, aproximadamente.

      3. Dirección del hilo

      La dirección del hilo es un aspecto muy importante que debemos aprender desde el principio y que marcará una diferencia importante a la hora de confeccionar cualquier tipo de proyecto. La dirección del hilo, por norma general, es paralela a los orillos y nos marca el sentido en el que debe colocarse un patrón sobre la tela. Los patrones siempre traen marcada la dirección del hilo. Con lo cual, siempre debemos trabajar a favor del hilo, ya que nos facilitará mucho armar nuestro proyecto. De hecho, no cortar la tela con la dirección correcta hará que esta tenga un aplome incorrecto y pueda afectar al diseño. ¿Nunca te ha pasado que al ponerte unos vaqueros con costuras en los laterales, estas se vayan hacia delante o atrás y te resulten incómodos? El motivo es que ese pantalón no ha sido cortado en la dirección correcta.

     

PAtrones

     

      4. Marcar piquetes, pinzas y marcas varias

      Los patrones acostumbran a traer marcas de referencia o también llamados piquetes, que nos indican qué piezas debemos unir y deben casar en ese punto. Esto nos ayuda a saber que lo estamos haciendo bien. Por ello es muy importante fijarse a la hora de marcar un patrón, y añadir todos estos detalles que nos ayudarán a comprender mejor el diseño del proyecto.

      5. Prelavar las telas antes de cada proyecto

      Cuando compramos telas nuevas, sería recomendable lavarlas o por lo menos plancharlas con bastante humedad, ya que muchos tejidos encojen tras su lavado. Si no lo hiciéramos, y laváramos nuestro trabajo una vez terminado, podemos llevarnos el susto de que encogiese, y según en qué casos, ya no nos sirva. Así que aplicaremos el dicho “mejor prevenir que curar”. Podremos hacer una excepción si se tratan de telas muy delicadas, como puede ser un satén para un vestido de invitada o telas que indiquen expresamente que sólo pueden lavarse en seco.

      6. Planchar las costuras

      Sí, sí, lo que acabas de leer. Ya sabemos que da mucha pereza sacar la plancha, la tabla y ponerse con cada costura. Pero verdaderamente planchar las costuras marca la diferencia en el acabado de un trabajo. Es ese pequeño detalle que hace de tu proyecto algo profesional. El secreto es ir cosiendo y planchando, para acostumbrar a nuestra cabeza a ese proceso. Pero ojo, siempre debemos tener en cuenta el tipo de tela con la que trabajamos y sus indicaciones de planchado, ya que algunas telas requieren que pongas una tela o paño entre la plancha para no sufrir daños.

     

Maniquí

     

      7. No utilizar el hilo correcto

      Hace unas líneas os hablábamos de escoger bien las agujas. Bien, pues escoger el hilo adecuado es igualmente importante. No todos los hilos valen para cualquier proyecto. Para coser cuero, por ejemplo, necesitaremos un hilo que resista el grosor de la tela, mientras que si queremos coser seda tendremos que buscar un hilo del mismo material para que no dañe el tejido. Del mismo modo, también es muy importante buscar el color más aproximado al de nuestro tejido, ya que queremos que las costuras sean lo más desapercibidas posible.

      8. Bordes deshilachados sin filete

      Otro detalle que nos da un acabado profesional. Aunque las partes internas de una prenda o proyecto no se ven a simple vista, es muy importante que los acabados estén bien rematados y con buen aspecto. Además, dependiendo de la tela que empleemos, si no terminamos bien los bordes corremos el riesgo de que ese trabajo termine deshilachándose. Lo recomendable sería terminar con un filete o realizar costuras escondidas, denominadas como francesa o embonada.

      9. Escoger el dobladillo incorrecto para el tipo de prenda

      Cada tipo de prenda de acuerdo a su uso, tela y acabado, necesitará un tipo de confección, acabado y terminaciones específicas. Por ejemplo, para el dobladillo de un pantalón de sastre, lo ideal sería realizarlo a mano y escondido; mientras que el de un vaquero o prenda de denim se hace a máquina para que esté más reforzado.

      10. Tener en cuenta el volumen del cuerpo

      Para aquellas que se dedican a la confección de prendas de vestir o las que quieren empezar a hacerlo, un consejo muy importante es tener en cuenta el volumen del cuerpo. Es necesario tener presente que el cuerpo tiene una forma en 3D con sus volúmenes, por lo que nos puede pasar que las costuras de las camisas o vestidos no encajan cuando miras de frente. Es importante saber que las costuras laterales siempre deben encajar, aunque las piezas del patrón individuales no tienen que encajar unas con otras. Es por ello que la parte delantera de la prenda pueda ser más ancha que la trasera.

     

     

      Y hasta aquí el blog de hoy. Como siempre esperamos haberos sido de gran ayuda. Pero si todavía tienes alguna consulta o quieres hacernos alguna petición, puedes contactar con Telas Monti a través de nuestro Instagram o nuestro Facebook. Y por supuesto, si eres de Ferrol o alrededores, estás invitado o invitada a hacernos una visita a nuestra tienda en la Carretera de Castilla 165 o desde la comodidad de casa a través de nuestra tienda online: www.telasmonti.es

      También os recordamos que podéis etiquetarnos en vuestras fotos de costura, tanto de Instagram o Facebook, nos encantará verlas y compartirlas.

      Un abrazo costureras y costureros. Hasta el próximo blog.

 

Todos los comentarios

Deja un comentario