DIY o Hazlo tú mismo

DIY o Hazlo tú mismo

¡Bienvenido/a de nuevo! En la entrada de este Lunes te traemos unos proyectos sencillos para la decoración del hogar. Detalles personalizados que le darán mucha personalidad a tu casa. Trabajos aptos para todos los niveles e incluso uno que no requiere de habilidades de costura.

Hace años que la tendencia o cultura del "DIY" o "Hazlo tú mismo" llegó para quedarse. Y es que, si no encuentras algo que encaje a la perfección con tu estilo, no hay nada como hacerlo uno mismo a su completo gusto. Sobre todo, en lo referido a nuestro hogar, donde cada uno tenemos unas necesidades y peculiaridades únicas, y que en ocasiones nos resulta complicado satisfacer con aquello que las tiendas nos proporcionan. 

Por eso, desde Telas Monti queremos ayudarte con unos trabajos sencillos, pero que ayudarán a darle a tu hogar un toque único.

El primer proyecto a continuación:

Sillas para tapizar, telas para tapizar

1. Tapizar sillas

¿Quién no tiene una silla heredada de su madre, abuela o que simplemente ya venía con la casa? ¿La típica silla de madera con un asiento hundido, sin color y anticuado? Esa que por mucho que le añadamos fundas no hay manera de que encaje con el resto de la decoración. Antes de tirarla, podemos darle una segunda vida sin emplear mucho esfuerzo o dinero. La respuesta: tapizarla.

Para ello encontraremos una gran selección de telas, aunque las más recomendables serían las lonetas o los gobelinos

Materiales:

  • Una silla
  • Tijeras
  • Grapadora industrial o en su defecto, puntas y martillo
  • Desatornillador
  • Alicates
  • Y por supuesto, la tela que más nos guste

Proceso:

  • Lo primero que debemos hacer será localizar cómo separar el asiento (la parte que queremos tapizar) de la propia estructura de la silla. Normalmente el asiento se fija a la estructura mediante tornillos, por lo que sólo deberemos desatornillar.
  • Una vez tengamos la parte que nos interesa, es decir el asiento, tenemos que separar la vieja tela de la madera base. Por norma general, la tela se une a la base mediante grapas o pequeñas puntas, por lo que usando unos alicates deberíamos realizar la tarea sin complicaciones.
  • Ahora, que ya tenemos la base de madera separada de la tela, con lo que nos encontramos es con el relleno. En este punto debemos valorar si queremos reaprovechar el relleno o añadirle uno nuevo, lo que sería recomendable. Si queremos renovarlo, simplemente deberemos hacernos con el relleno que más nos guste, normalmente de espuma. En él marcaremos la silueta de la base de madera y recortaremos.
  • Al igual que con el relleno, marcaremos en la tela de nuestra elección la silueta de la base, a la que añadiremos un contorno lo suficientemente ancho para que la tela cubra el relleno, los laterales de la base y que finalmente sobresalga por la parte inferior de la base.
  • Una vez cortada la tela, la colocaremos en la superficie de trabajo y encima ubicaremos el relleno y por último la base. Con la ayuda de una grapadora industrial o de las puntas, fijaremos la tela a la base. Se recomienda empezar con cuatro puntos de sujeción en los cuatro lados de la base para que resulte más sencillo trabajar sin que la tela se escape.
  • Por último, queda unir de nuevo el asiento al resto de la estructura de la silla. Y ya podemos disfrutar de nuestra nueva y cómoda silla.

Esperamos que nuestra explicación haya sido clara, pero de todos modos queremos dejarte un enlace a Youtube en el que puedas seguir el paso a paso del tapizado:

Vídeo de Bricomanía - Cómo tapizar una silla

Además, hemos realizado una selección de telas que podrían encajar a la perfección con este trabajo de tapizado:

Cojines, tela para cojín

2. Cojines

En todas las revistas de decoración no falta una buena selección de cojines. En ocasiones nos hacemos con un cojín muy llamativo que nos cuesta mucho combinar. Tenemos unas cortinas maravillosas, pero no encontramos cojines con las que combinarlas o no encontramos el color exacto. Tal vez, queremos un cojín XXL en el que se pueda apoyar toda la familia. Y es que además, los cojines son un elemento decorativo y funcional que da personalidad no solo al salón de nuestra casa, sino también a los dormitorios. Por lo que la mejor opción para personalizarlos, será hacérnoslos nosotros mismos. 

Una gran ventaja es que los cojines son un proyecto sencillísimo para aquellas personas que ya manejas con soltura la máquina de coser, y un proyecto muy asequible para aquellas que están empezando. No requiere de habilidades especiales y se tarda muy poco tiempo rematarlos. 

Además, podremos elegir entre una gran variedad de telas para su confección, como: algodones, gobelinos, gasa doble, coralinas, pelo o minky...

Materiales:

  • Nuestra tela favorita
  • Hilo a juego
  • Jaboncillo o tiza para marcar
  • Regla y metro
  • Máquina de coser
  • Tijeras y alfileres
  • Una cremallera o velcro en su defecto
  • Relleno de cojín

Proceso:

  • Lo primero será escoger el tamaño para nuestro cojín. En este caso, nosotras hemos escogido 50cm X 50cm. Para ello necesitaremos cortar un rectángulo de tela de 52cm de ancho y 104 de alto.
  • A continuación, doblamos el orillo de un ancho de la tela, aproximadamente de 1 cm. Y este lo fijamos con alfileres al derecho de la cremallera, asegurándonos que también es el derecho de la tela. Lo fijamos tan aproximado como podamos, fijándonos que la máquina pueda pasar. Y lo cosemos.
  • Ahora volteamos la cremallera y cosemos nuevamente para asegurar el otro lado.
  • Cogemos el otro extremos de la tela, asegurándonos que ponemos el derecho contra el derecho. Y repetimos el proceso anterior.
  • Una vez que ya tenemos unidos los extremos, solo queda coser los costados, asegurándonos que lo hacemos por la parte del revés. Y gracias a la cremallera podremos darle la vuelta a la tela para ocultar las costuras. Rellenamos nuestro cojín y ¡listo!

Nuevamente esperamos haberte sido de ayuda, pero para asegurarnos preferimos dejarte un enlace a un vídeo para que puedas visualizar todos los pasos más detenidamente: Cómo coser un cojín con cremallera - Coser y ser modista en casa

Y al igual que con el anterior proyecto, a continuación te dejamos una selección de telas perfectas para la confección de un cojín. Y si además te animas a tapizar tus sillas, lo tendrás aún más sencillo, ya que puedes emplear la misma tela para que todo vaya perfectamente combinado.

Mantas, telas de manta

3. Mantas o cubrecamas

Parece mentira, pero una buena elección de manta o cubrecamas puede cambiar completamente la apariencia de nuestro salón o dormitorio. En el caso del salón, una manta no sólo nos servirá para las noches de película o las tardes frías de invierno, sino que también añaden un toque de personalidad. Mientras que una manta o un cubrecamas a juego con nuestra ropa de cama ayuda a añadir profundidad, aportar color, jugar con contrastes o incluso disimular cómo remetemos la ropa de cama debajo del colchón.

Y si los cojines eran un proyecto sencillo, esto está al alcance de los menos mañosos, os lo aseguramos.

En este caso, dos telas muy recomendables serían las coralinas para la época de invierno o unas gasas dobles para verano, que también se suelen utilizar para apegos de bebé.

Materiales:

  • La tela que más nos guste
  • Hilo a juego
  • Tijeras y alfileres
  • Jaboncillo o tiza para marcar
  • Metro y regla
  • Nuestra máquina de coser

Proceso:

  • ¿Cuál grande queremos nuestra manta? Será lo primero que debemos decidir. Aquí no existen normas escritas, así que puedes hacerla tan grande como quieras. Pongamos que queremos hacerla de 1mX1m. Debemos marcar un cuadrado de un metro por un metro y hacerle un añadido de unos 3cm a mayores.
  • Esos 3cm de margen que hemos marcado serán los que doblaremos hacia el interior de la manta y fijaremos con la ayuda de alfileres. Esto se hace para que los extremos de nuestra manta o cubrecamas tengan un mejor acabado y evitemos que se pudiera deshilachar.
  • Coseremos esos bordes por los cuatro lados de nuestra tela. Una vez cosidos, podemos cortar el excedente de tela lo más pegado a la costura posible.
  • Y ya estaríamos. Eso es todo. Habíamos prometido un proyecto de lo más sencillo

Si aún así prefieres ver el proceso, no te preocupes, aquí va el enlace al un vídeo tutorial: Cómo hacer una manta - Fabiana Marquesini

Y cómo no, una selección de telas que serían perfectas para este proyecto:

Y hasta aquí el blog de hoy. Tres proyectos sencillos pero que aportarán un toque único y personalizado a tu hogar. Unos trabajos con los que podrás presumir de salón, dormitorio... En definitiva, de una casa diferente y a tu gusto.

Nosotras te hemos proporcionado la base, pero la imaginación no tiene límites y no dudes en modificar los trabajos a tu antojo y experimentar. A los cojines puedes añadirles unas borlas, en vez de una silla puedes animarte a tapizar un sofá y si la manta es pan comido, atrévete con un juego de cama.

Si te decides a realizar cualquier proyecto y subes una foto en Instagram o Facebook, nos haría muchísima ilusión que nos etiquetases y pudiéramos compartirlo.

Hagas lo que hagas, Telas Monti estará aquí para asesorarte. Cualquier duda sobre la mejor tela para tu proyecto, encontrar el color que encaje a la perfección, cómo cuidar una tela... no dudes en escribirnos.

Puedes encontrarnos en nuestras redes sociales: Instagram y Facebook. Y si eres de Ferrol o alrededores, puedes hacernos una visita en la Carretera de Castilla número 165. ¡Estaremos encantadas de recibirte!

Todos los comentarios

Deja un comentario

Producto añadido para comparar.